Archivo del Autor de Sergi Fidalgo

La “liga” de los escudos

El escudo es el símbolo más querido de un club por parte de los aficionados, que lo lucen orgullosos en todo tipo de objetos. Pero hay escudos de “primera” y escudos de “segunda” desde el punto de vista del diseño gráfico.

El Barça, a propuesta de Claret Serrahima, uno de los diseñadores gráficos más prestigiosos, cambió su escudo en el 2001, durante la presidencia de Josep Lluís Núñez. El objetivo no era hacer una revolución en el mismo, dado que la trayectoria histórica de la entidad condicionaba el contenido simbólico. Fue un rediseño, para “ordenar y racionalizar la imagen del club. Mi planteamiento se basó en el análisis y el diagnóstico”, tal y como relata el autor del mismo.

Este diseñador propuso un libro de estilo y unificó la imagen corporativa de la entidad azulgrana, dado que detectó “que se usaban ocho o nueve escudos diferentes, aunque muy parecidos entre sí. Mi gran preocupación era organizar el barullo que había. Es un hecho que acostumbra a pasar en muchas grandes empresas, con el tiempo va desvirtuándose el uso de la imagen gráfica”.

La dificultad del cambio

Cambiar o rediseñar un escudo de un equipo no es fácil, porque dentro del mundo del fútbol hay mucho apego a la tradición y poca cultura contemporánea. A Serrahima le hubiera gustado sacar del escudo la pelota de fútbol e introducir una esfera “porque creo que representaba mejor el sentido del Barça, que es un club polideportivo en la que la mayoría de sus secciones usan la pelota. Es más que un equipo de fútbol, y el balón hubiera sido mejor cambiarlo. Pero consideraron que era una propuesta demasiado arriesgada”.

Al ser una propuesta para una entidad de la importancia del Barça, el autor tuvo que navegar entre diversas aguas, porque dentro de la junta y la estructura ejecutiva había opiniones muy diversas: “tuve que hacer diversas pruebas, dado que había personas como Ricard Maxenchs que prácticamente no quería hacer cambios, y otros como Gabriel Masfurroll que quería ir más allá e incluso propuso que se incluyera la fecha de fundación del club dentro del escudo. Al final conseguí un consenso dentro de la directiva”.

El mayor interés de Claret Serrahima era “racionalizar, que en este caso, significa sintetizar. Ahora mismo los soportes de imagen son básicamente digitales, y eliminé todos los elementos sobrantes, y reduje el número de aspectos formales barrocos para facilitar su reproducción en las nuevas tecnologías”.

El “entorno”

El “entorno” de un club de fútbol es difícil de convencer cuando se trata de introducir cambios en los símbolos de un equipo, pero en el caso del Barça no hubo grandes problemas, tal y como relata Serrahima: “Mi trabajo ha recibido un apoyo unánime, ya que todos han visto que es el mismo escudo, pero bien construido. La prensa lo alabó, y no ha provocado polémicas. Recuerdo cuando presenté a la asamblea de compromisarios del Barça mi propuesta de rediseño. Tras acabar mi exposición, me aplaudieron. Luego se produjo una intervención de un socio que pidió que no cambiáramos nada, para mantener la tradición, y también le aplaudieron. Allí comprendí como funcionan estas reuniones”.

La directiva azulgrana escogió a Serrahima “porque asesoré a la junta sobre la imagen gráfica del Centenario del club. Quedaron satisfechos con mi trabajo y quisieron que continuara asesorando en temas de imagen y comunicación visual. Un día les propuse unificar y racionalizar los elementos corporativos, y me dijeron que sí”. Este diseñador asegura que “no he buscado más prestigio por haber hecho el rediseño de una institución tan importante como el Barça, no he utilizado este hecho. Piensen que mi aportación creativa ha sido mínima, mi labor ha sido más de cirugía estética. Como anécdota, podría decir que el mayor beneficio que he sacado es tener un buen sitio en el estadio, dado que estuve colaborando cinco años con el club. Me siento barcelonista, y soy socio del Barça. Pero cuando veo a un jugador llevando en la camiseta el escudo que rediseñé no siento nada especial, ya que no es una creación genuinamente mía. Me enorgullece más cuando veo a un Guardia Urbano con el escudo del Ayuntamiento de Barcelona, que sí que fue obra mía”.

Italia, los mejores

Serrahima tiene claro cual es el país de Europa más avanzado en materia de diseño aplicado al fútbol: “En España estamos a años luz en el campo del diseño de otros países como Inglaterra o Holanda, y esto se nota en los escudos de los equipos. Del Barça no hablo, porque es trabajo mío, pero el resto no me convencen demasiado. En cambio el Inter, el Milan o el Ajax tienen una identidad visual más cuidada. En España el diseño de la Identidad (escudo, vestuario, publicaciones, web, etc.) no está realizada por profesionales de prestigio y de ahí su baja calidad. También nos pasa en Cataluña con el vestuario de las selecciones deportivas que, desde mi punto de vista, es absolutamente impresentable. Pero pasa en todos los órdenes del diseño: las camisetas de los equipos son muy clásicas, el “glamour” de los jugadores españoles están a años luz de los italianos. En este campo los transalpinos nos ganan por diez a cero. La selección azzurra viste espléndidamente, casi de seda. Allí cuidan mucho estos detalles, y su estética es la mejor del mundo”.

“Clasificación” liguera

Dos diseñadores, Alberto Corazón y Albert Anglès, nos ofrecen su clasificación “liguera” de los escudos en función de sus preferencias estéticas. Cómo el mundo de los gustos estéticos no entiende de parámetros fijos, el Getafe sería el “campeón” para uno de ellos, y para el otro ocuparía el “farolillo rojo”. Ambos están de acuerdo en situar al Racing en posiciones de descenso, y a Osasuna en la UEFA.

Clasificación de Alberto Corazón

1. Getafe
2. Mallorca
3. Levante
4. Villarreal
5. Nàstic
6. Osasuna
7. Recreativo
8. Real Madrid
9. Deportivo
10. Betis
11. Celta
12. Espanyol
13. Sevilla
14. Barça
15. Ath.Bilbao
16. Zaragoza
17. At. Madrid
18. Racing
19. Valencia
20. Real Sociedad

Clasificación de Albert Anglès

1. Barça
2. Betis
3. Valencia
4. At.Madrid
5.Ath.Bilbao
6. Osasuna
7. Real Sociedad
8. Nàstic
9. Sevilla
10. Espanyol
11. Zaragoza
12. Levante
13. Celta
14. Real Madrid
15. Deportivo
16. Mallorca
17. Villarreal
18. Racing
19. Recreativo
20. Getafe

“Todos los escudos tienen interés y riqueza”

America Sánchez ha rediseñado los taxis de Barcelona y participó en la creación de la imagen gráfica de Barcelona 92. Este artista no ha querido puntuar los escudos de los equipos, y lo ha argumentado así: “El guión del artículo me pide establecer jerarquías de preferencias, pero pienso que todos los escudos poseen el interés y la riqueza gráfica suficiente para ponerlos todos en un mismo valor. Me gustan todos. Observando detenidamente los elementos que los componen, forma, iconografía, color y leyendas, puedo asegurar que poseen un alto valor de recordación y carácter de emblema con todas sus incongruencias de estilo, tamaño entre los elementos etc. También considero este dibujo-diseño como alto valor patrimonial de la entidad. Dejemos la moda y los cambios a las camisetas de los jugadores y las banderas y parafernalia de los hinchas que son muy interesantes”. Este artista, que nació en Buenos Aires, es hincha del River Plate argentino.

El Betis, símbolo de Andalucía

El diseñador Albert Anglés ha escogido al escudo del Betis cómo uno de sus favoritos, y lo argumenta así: “Es uno de los que conservan los mismos elementos que cuando fueron creados: su escudo dinámico en forma de triángulo con la base arriba, la fantástica combinación verdiblanca que evoca Andalucía - y que es muy potente desde el punto de vista de la memorabilidad-, una corona y la combinación de dos letras “B”
en un círculo blanco que simbolizan el Betis y el Balompié (creo que es el único equipo que hace uso de la palabra “balompié”). A su vez, la forma orgánica y arcaica de las letras nos transporta a la gráfica de las famosas ganaderías andaluzas”.

Escudos

Aquí tenéis todos los escudos de Primera y Segunda división.

Agradecimientos

www.aadisseny.com
www.cla-se.com

(este artículo se ha redactado con la colaboración de Luis Caldeiro)

Una gesta con sabor perico

Hace unos días un perico consiguió una gran gesta para el deporte andorrano. Xavi Roura, un espanyolista de larga trayectoria, consiguió la primera victoria de un club de este país en una competición europea. Fue en la Copa de la UEFA, contra el Maccabi de Tel Aviv. Al final no pudieron pasar ronda, pero este entrenador ha conseguido hacer historia en el Principado. Conocí a Roura cuando servidor de ustedes frecuentaba los Pirineos, y las pocas veces que nos vimos el RCD Espanyol siempre fue el eje de nuestras conversaciones. Da gusto ver como hay seguidores blanquiazules repartidos por todas partes que están siempre dispuestos a presumir de ser fieles al sentimiento que a todos nos une.

Gente como Carmen y Luis, los “presidentes” de la Peña Espanyolista de Palencia, que defienden nuestros colores en esta zona de Castilla. O los siempre fieles socios de la embajada perica en Madrid. O los seguidores blanquiazules que hacen unos meses decidieron crear la primera agrupación de Navarra, y que además se la dedicaron al mítico Rafa Marañón. O los animosos hinchas que han promovido diversos grupos en Granada, Vinaroz, Francia o Ibiza. Gracias a todos ellos el Espanyol es cada día más grande, y cada día es más conocido en todos los rincones de la Vía Láctea. No seremos “més que un club”, ni falta que nos hace. Con gente así siempre estaremos vivos, y cada día seremos más fuertes.

‘La Curva’, adelante

‘La Curva’, el principal grupo de animación del RCD Espanyol, se ha vuelto a reorganizar para seguir prestando el mejor servicio posible al sentimiento perico. Tras el liderazgo que ejerció Nacho Julià durante años se ha producido una etapa de transición, y ahora serán Óscar Calvo y Ricardo Fernández los que coordinarán un grupo de diez personas que gestionará el día a día de uno de los mejores grupos de animación de Europa. Su gran objetivo es asegurar el recambio generacional. Es imprescindible que las nuevas hornadas de espanyolistas asuman el protagonismo de la animación del Estadio, y es importante que los jóvenes se “mojen” en los aspectos menos “glamourosos” de la Curva. Ideas y proyectos tienen, que poco a poco irán desgranando.

A animar y a viajar todo el mundo se apunta. Pero para doblar pancartas, preparar tifos o hacer trabajos rutinarios no es tan fácil encontrar gente. Pero esas tareas han sido imprescindibles para convertir a la Curva en lo que es, una de las mejores gradas de animación de Europa. Son los miembros de este colectivo los que han de decidir como se gestiona: no quiero dar ni consejos, ni consignas. Hasta ahora lo han hecho muy bien y estoy convencido que en el futuro lo harán mejor. Pero si pido que los que puedan, se impliquen, porque estarán contribuyendo a un proyecto imprescindible para que nuestro Espanyol crezca. De momento, más de tres mil personas se apuntan en cada partido en el Olímpico a animar con ‘La Curva’. Que dure.

Protocolo en los palcos

Los palcos de los estadios de fútbol son unos escaparates privilegiados de la vida social y política de una ciudad o de un país, pero se rigen por unas normas muy estrictas, las del protocolo.

Los asientos de los palcos son el oscuro objeto del deseo de muchas personalidades y políticos. Todos quieren sentarse en ellos, sobre todo en los partidos importantes… y cuando se acercan elecciones. Para garantizar que no haya conflictos a la hora de ocupar los sitios de honor, hay que aplicar unas normas.

El único organismo deportivo de nuestro país que tiene unas normas de protocolo claras es el Comité Olímpico Español, ya que sigue las reglas marcadas por la Carta Olímpica. Los clubes de fútbol no tienen una reglamentación común, y aplican las normativas dictadas por el gobierno central (Real Decreto 2099/83 de Precedencias en el Estado) o por algunos ejecutivos autonómicos. Francisco Marín es Profesor de la Escuela Superior de Protocolo de Castilla-León, y es uno de los mayores expertos en nuestro país en Protocolo Deportivo. Veamos cual son sus criterios en este tema: “En los palcos de los estadios se respeta las normas de precedencia de las autoridades. Normalmente preside el máximo dirigente del club anfitrión, y a su derecha se sitúa el máximo directivo del club rival. Luego se alternan los dirigentes de uno y otro club”. Este es el criterio general en los encuentros de liga o en los partidos amistosos. Otra cosa son las finales de Copa o cuando un club cede su estadio a la selección.

Políticos en el palco

Pero a veces asisten autoridades políticas a los partidos de liga. ¿Qué pasa entonces? Francisco Marín nos aclara esta cuestión: “En estos casos el máximo dirigente del club anfitrión acostumbra a ceder la presidencia del acto a la autoridad política de mayor rango”. Juan Segura Palomares, que fue durante catorce años el responsable de protocolo del RCD Espanyol, comparte este parecer: “Cuando viene el Presidente de la Comunidad Autónoma u otra alta autoridad a un estadio se le deja presidir a él, y el Presidente del club anfitrión se pone a su derecha”.

Generalmente no hay problemas para sentar a todas las autoridades, tal y como nos cuenta Segura Palomares: “No recuerdo haber tenido problemas para ubicar a las personalidades. Además, siempre había contactos previos con los responsables de protocolo de las autoridades correspondientes para prepararlo todo”.

El palco del poder

Si hay un palco al que todos quieren ir es el del Real Madrid. Las fuentes consultadas nos certifican que el club blanco guarda un respeto exquisito hacia las normas de protocolo, pero esto no ha evitado críticas, no por esta cuestión, sino por las personalidades que acuden al mismo. Jesús Gil manifestó unos meses antes de morir al diario MARCA que “el palco del Bernabéu es como las cacerías del Caudillo”. Desplantes aparte, lo que sí es cierto que por allí pasan políticos de todos los colores.

Criterios federativos

En los partidos que organiza la Federación Española de Fútbol, como los partidos de la selección, o la Final de la Copa del Rey, el puesto de honor le corresponde siempre al Presidente de este organismo, no al Presidente del club que cede el estadio. Generalmente, el Presidente de la FEF sigue la costumbre, y cuando al encuentro asiste una autoridad de alto nivel (Su Majestad el Rey, Presidente del Gobierno, Secretario de Estado para el Deporte, etc), le cede la presidencia del acto. En los encuentros internacionales, en el caso que no asista ninguna autoridad política de este tipo, el Presidente de la FEF ocupa el asiento de honor, y el Presidente de la Federación rival se sienta a su derecha.

Normas de etiqueta

A los palcos de los estadios conviene ir vestido de “domingo”, con una ropa adecuada y discreta. Aunque en algunos estadios, como el del Racing de Santander, no es obligatorio llevar chaqueta y corbata, si se espera que los invitados guarden mínimamente las formas en el vestir. En otros coliseos, como en San Mamés, el Camp Nou o el Sánchez Pizjuán, si que es obligatoria la chaqueta y la corbata para los hombres. Una norma de etiqueta curiosa fue la que se dictó con motivo de la última final de la Copa del Rey. La Federación Española dictaminó que, tras finalizar el partido, los jugadores no podían subir al palco del Bernabéu sin camiseta para recoger el trofeo o el galardón correspondiente. La medida era una muestra de respeto ante las autoridades presentes en dicho encuentro.

Orden de precedencias oficiales

1.S.M el Rey.
2.Presidente del Gobierno
3.Presidente de la Comunidad
4.Ministro
5.Alcalde
6.Secretario de Estado para el Deporte
7.Consejero Comunidad Autónoma
8.Concejal de Deportes.

Estadios en silencio

Los minutos de silencio y los brazaletes negros son las formas que ha escogido el fútbol para rendir homenaje a los que ya se han ido. En la mayoría de los casos son los directivos de cada club los que deciden cuándo y como, ante la ausencia de una normativa común. Los minutos de silencio y los brazaletes negros forman parte de la liturgia del fútbol, y son respetados por todos, salvo por una minoría discordante. 

La rivalidad Madrid-Barça no existe en este campo: son sus dirigentes los que deciden cuando se hacen minutos de silencio y cuando los jugadores llevarán los brazaletes negros. En el club merengue es el Director General el que tiene la última palabra, y en el Camp Nou es la directiva. Los dos “grandes” del fútbol español no tienen ningún reglamento que desarrolle este tema, y lo basan en el sentido común y en el buen hacer de sus responsables. De los clubes consultados, sólo el Mallorca manifestó tener unas normas (un protocolo) para decidir cuando se rinden los homenajes. El motivo aducido fue “para evitar agravios comparativos”.

El caso vasco

Los dos grandes equipos vascos, Real Sociedad y Athletic de Bilbao, mantienen posturas diferentes sobre la necesidad o no de hacer minutos de silencio en sus respectivos estadios. El club vizcaíno no acostumbra a celebrarlos. La única excepción es, generalmente, en homenaje de un ex Presidente del club. La Real Sociedad si los celebra, siempre a iniciativa del Consejo de Administración. Acostumbran a hacerse ante el fallecimiento de un ex Presidente, de un familiar de un jugador en activo, o de un ex directivo o futbolista destacado. También los realizan a instancias de la Federación Española.

El sur, siempre diferente

Eduardo Torrico, periodista del Diario As, ha sido testigo de minutos de silencio en los estadios de toda Europa. Y tiene claro que no son iguales en todas partes: Por la experiencia que tengo en fútbol internacional se respetan en todo el continente, menos en el sur. En la Europa central y en el norte el silencio se mantiene a rajatabla, pero en Italia, Grecia y España no se hace en absoluto. Y lo que no se puede hacer es guardar un minuto de silencio en casos como el del Camp Nou, que lo hicieron por un cabecilla de los grupos radicales, una persona con antecedentes penales.

Este periodista se refiere a los incidentes que ocurrieron en el coliseo azulgrana el 20 de diciembre de 1997. Ese día la directiva del club decidió que se guardara un minuto de silencio en memoria de Sergio Soto, un cabecilla del grupo radical Boixos Nois fallecido unos días antes. Los integrantes de otra peña joven, Sang Culé, silbaron durante el homenaje al no estar conformes con el mismo. Como represalia, los Boixos atravesaron impunemente todo el estadio y cargaron contra aquellos. A raíz de estos incidentes, los Sang Culé disolvieron provisionalmente su grupo y no acudieron al Camp Nou durante varios partidos.

Por supuesto, este incidente fue una excepción en la larga lista de homenajes celebrados en el estadio barcelonista. De los últimos, el más emotivo tuvo lugar tras la muerte de Ladislao Kubala. En éste, como en todos los que se han celebrado en la historia reciente del club, un violonchelo sonó de fondo. El músico Miquel Pujol es quien orquestó el popular tema de “El valle del río Rojo” que suena por los altavoces cuando se hace un minuto de silencio. Esta melodía aumenta la emotividad de la celebración, y también disimula en parte los posibles gritos de algunos aficionados. El Barça no es el único equipo que pone música en estos casos, ya que en Son Moix suena el himno del club. Ya lo dice la sabiduría popular: “la música amansa a las fieras”. 


redTheBlogs

Adictos Al Fútbol  Blog de Rol  MagazineMotor.com  Ponme un kilo de chattering  Una de Código 

Secciones

Últimos comentarios

RSS

Créditos


Cerrar
Enviar por Correo